Centro de Fisioterapia en Elda | Petrer
Llámanos
Tlf: 966 847 077 Movil: 667 480 352
Horario de apertura
Lunes a Viernes: De 9:30h a 13h y de 16h a 20:30h

PREVENCIÓN DE LESIONES Y RECUPERACIÓN FUNCIONAL, EL CAMINO A TRAVÉS DE LA PROPIOCEPCIÓN

Buenas tardes amig@s! Seguro que algunos de vosotros habréis escuchado en alguna ocasión el término PROPIOCEPCIÓN, y quiza más de uno pondrá cara de poker al leerla/escucharla …

Tranquilos, en esta entrada de nuestro blog queremos explicaros este concepto, derivado del término latino “proprius”, que significa propio, por tanto al hablar de propiocepción estamos mencionando la “conciencia de lo propio”. Bien, una vez que sabemos qué significa etimológicamente, debemos saber que la propiocepción es un sentido.anato

¿Un sentido?¿Pero no eran cinco sentidos?

Sí, todos conocemos los 5 sentidos: tacto, visión, audición, olfato y gusto. No es que se acabe de descubir un sentido nuevo, tranquilos. A estos que hemos mencionado les llamamos sentidos de exterocepción, puesto que nos permite percibir lo que ocurre en el exterior de nuestro cuerpo. La propiocepción, en cambio, es un sentido de interocepción, es decir, gracias a él nuestro cerebro tiene conciencia del estado interno del cuerpo.

Por tanto, la propiocepción es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos y otras partes blandas, es decir, es la capacidad de sentir la posición relativa de las partes corporales contiguas. Este sistema regula la dirección y rango de movimiento, permite reacciones y respuestas automáticas, interviene en el desarrollo del esquema corporal y en la relación de éste con el espacio, sustentando la acción motora planificada. Otras funciones en las que actúa con más autonomía son el control del equilibrio, la coordinación de ambos lados del cuerpo, el mantenimiento del nivel de alerta del sistema nervioso central (SNC) y la influencia en el desarrollo emocional y del comportamiento.El sentido de la propiocepción se compone de neuronas sensoriales que están en el sistema visual, auditivo, vestibular y en diferentes componentes del sistema músculo-esquelético.

¿Cómo funciona?

Todos sabemos también que tenemos 5 órganos de los sentidos exteroceptivos: la piel nos permite el tacto; los ojos nos proporcionan la vista; los oídos captan sonidos (y nos permiten el equilibrio); gracias a la nariz percibimos olores; y la lengua, que nos proporciona el gusto.

En el caso de la propiocepción nuestro cerebro recibe la información a través de receptores que están distribuidos por todo el cuerpo, los denominados “órganos propioceptivos”, descritos a continuación:images2

1) Husos neuromusculares: están en el vientre muscular y se estimulan cuando el músculo se estira de manera leve. Son responsables del reflejo miotático, muy importante, ya que es un reflejo de protección ante un estiramiento brusco (por ejemplo, si sufrimos un tirón en un articulación, la musculatura de alrededor se contraerá para evitar mayores daños).

2) Órganos tendinosos de Golgi: están en la unión músculo-tendón y en el tendón y se estimulan al alargar de manera pasiva las fibras musculares o al contraer voluntariamente el músculo. Son responsables de la reacción de alargamiento que, cuando aparece una tensión excesiva sobre el tendón, que puede conllevar la lesión o ruptura, este receptor manda una señal de relajación al músculo.

3) Propioceptores capsulo-ligamentosos: se encuentran en la cápsula y ligamentos e informan a la corteza cerebral de la posición y el movimiento de la articulación. Son cuatro receptores: de Ruffini, de Paccini, de Golgi-Mazzoni y de terminación libre.

4) Propioceptores vestibulares: se encuentran en el oído interno informando de la posición de la cabeza y del movimiento de esta.

¿Por qué es importante la propiocepción en fisioterapia?images3

Los elementos que constituyen las conocidas como partes blandas de nuestro organismo (ligamentos, tendones, cápsula articular, músculos, etc.) desempeñan un papel muy fundamental en la articulación. Por un lado, ofrecen resistencia al movimiento anómalo (son como unas cuerdas que impiden que los huesos se separen más de la cuenta) y además, aportan una retroalimentación neurológica, es decir, nos informan sobre la posición de la articulación y producen una respuesta que nos protege ante la tensión excesiva, evitando así una posible lesión, por tanto, su trabajo es indispensable en la recuperación de lesiones y rehabilitación para prevenir reagudizaciones, recidivas o lesiones secundarias, precurando una recuperación óptima y de calidad.

Tras una lesión de partes blandas en la articulación, estos mecanismos quedan desorganizados, por lo que perdemos la estabilización refleja de la articulación y esto contribuye a que la lesión se reproduzca.images5

Por ejemplo, cuando nos hacemos un esguince de tobillo, los ligamentos, cápsula, tendones, etc., quedan distendidos. Esta lesión hará que la señal sensorial llegue alterada a nuestro cerebro y este por lo tanto, enviará una respuesta motora inadecuada. De manera que será más fácil volver a tener un esguince en el futuro. Con el trabajo propioceptivo podemos reeducar estas estructuras con el objetivo de favorecer las respuestas automáticas y reflejas. Del mismo modo, utilizamos esta metodología de trabajo con nuestros pacientes para la prevención de lesiones o su reagudización/recidiva, pues trabajamos todos los elementos que integran este sistema, fortaleciendo todas esas partes blandas que “modulan” la posición de la articulación en cuestión. Además, su entrenamiento permite mejorar nuestro rendimiento en la práctica de determinadas disciplinas deportivas.

¿Cómo trabajamos los fisioterapeutas la propiocepción?images8

Principalmente trabajamos la propiocepción a través de ejercicios de equilibrio, coordinación, cambios de superficies, etc… Estos ejercicios suelen comenzar de un modo simple y a medida que vamos obteniendo destreza se van complicando, introduciendo una serie de materiales como pueden ser aros, bancos, balones, plataformas de inestabilidad, reducción de la base de sustentación, incremento del ritmo/velocidad el ejercicio, etc.

Para trabajar la propiocepción, debemos provocar estímulos externos favoreciendo las reacciones musculares reflejas. Un ejemplo sencillo podría ser provocar desequilibrios a una persona que está a la pata coja. Poco a poco vamos complicando el ejercicio, por ejemplo cerrando los ojos (eliminamos la información visual, con lo cual se incrementa la dificultad y únicamente recibimos información de la posición articular por mediación de los órganos propioceptores). Posteriormente, podemos lanzar una pelota que el paciente debe agarrar mientras está sobre un solo pie apoyado. Es decir, pretendemos dificultar el ejercicio en progresión, por decirlo de alguna manera. También empleamos plataformas inestables (bosu, balance board, platos de equilibrio, gomas/tirante elásticos, etc.) para lograr un mejor trabajo, beneficios y resultados en la rehabilitación del sistema propioceptivo.

En los ejercicios de propiocepción, se plantean algunos métodos específicos de progresión. No obstante, a nivel general, podemos evolucionar en la dificultad de los ejercicios a través de diferentes pautas, como podrían ser:

  • Demandar una mayor tensión de la musculatura a través de la utilización de elementos como tobilleras lastradas, elásticos (therabands) de diferentes resistencias, mancuernas, barras con peso, etc.
  • Disminuir la base de apoyo/sustentación: pasar de apoyo bipodal a unipodal, apoyarnos solamente sobre una parte del pie (talón, punta, externa e interna).
  • Utilizar superficies de apoyo irregulares/inestables: pie sobre pelota o balón de espuma, colchonetas de diferentes grosores, tableros y platos basculantes, cojines de aire, etc.
  • Restringir la información que llega a través de otros sistemas para centrarnos en los propioceptores. Por ejemplo, podemos comenzar los ejercicios delante de un espejo para ayudarnos del sistema visual, después pasamos a realizar los ejercicios sin mirar al espejo y, por último, cerramos los ojos para restringir las aferencias del sistema visual.

1287122643_extras_noticia_1_0

Un saludo de parte del equipo de profesionales de Centro de Bienestar Villalonso, esperamos que os haya resultado interesante.

EJERCICIO PARA TRATAR PUNTOS DOLOROSOS MUSCULARES

Hola amig@s! Hoy queremos compartir con vosotros un ejercicio que solemos realizar en el tratamiento de nuestros pacientes, y que frecuentemente les pautamos para casa, que nos permite aliviar el dolor y la tensión sobre determinados puntos dolorosos en músculos como los suboccipitales, en la base del cráneo, el elevador o angular de la escápula y el piriforme/piramidal de la pelvis.  En primer lugar describiremos de manera breve la anatomía de dichos músculos y os explicamos como podéis realizar este ejercicio, idóneo para relajar las tensiones musculares del día a día debidas al estrés, tareas del hogar o desarrollo de la actividad laboral.

PUNTOS DOLOROSOS EN SUBOCCIPITALES, ANGULAR DE LA ESCÁPULA Y PIRAMIDAL DE LA PELVIS

Los suboccipitales constituyen un grupo pequeño de músculos profundos en la región cervical superior, en la base del hueso occipital, encargados de diversos movimientos del raquis cervical. Conectan la vértebra C1 con la vértebra C2, y conectan ambas vértebras con la base del cráneo. Debido a su localización se les domina músculos suboccipitales, incluyendo lossiguientes músculos a cada lado:anatomia

  • Recto Posterior Mayor de la Cabeza
  • Recto Posterior Menor de la Cabeza
  • Oblicuo Mayor o Inferior de la Cabeza
  • Oblicuo Menor o Superior de la Cabeza

Existen además otros grupos musculares suprayacentes y más superficiales, como por ejemplo los esplenios, complexo mayor o semiespinoso de la cabeza, digástrico de la nuca, etc., los cuales se relacionan con la tensión asociada a este grupo muscular.

Cuando los suboccipitales presentan un exceso de tensión o bien una activación de sus puntos gatillo miofasciales (PGM) constituyen una causa habitual de dolor de cabeza, el cual parece penetrar dentro del cráneo. Los pacientes que acuden a la clínica suelen referir la cefalea como dolor “en toda la cabeza” aunque, ante un interrogatorio cuidadoso, la mayoría describe que el dolor se extiende hacia delante, al occipucio, región nucal por detrás de los oídos, así como hacia la zona de los ojos y  la frente. Cuando existen estas bandas de tensión o contracturas musculares en ellos los movimientos de extensión y rotación de la cabeza suelen verse limitados, comprometiendo la capacidad funcional y generando molestia para ver la parte posterior del coche o para comprobar el  punto ciego/ ángulo muerto durante la conducción.

Hemos de tener en cuenta que éstos músculos son en gran parte responsables del movimiento del cráneo sobre el cuello, por lo que pueden activar dichos PGM cuando controlan/frenan la flexión cervical, cuando se sitúan en posición acortada para mantener la extensión mientras se mira hacia arriba (por ejemplo, cuando una persona se tumba boca abajo en el suelo, apoyada sobre los codos para sostener la cabeza con  las manos mientras ve la televisión), o cuando se mantienen en posición de acortamiento mientras se mira hacia un lado durante un periodo prolongado.  Debemos tener presente que una posición excesivamente adelantada de la cabeza (cabeza anteriorizada) se acompaña a menudo de un occipital rotado posteriormente para acomodar la línea de visión. Por otra parte, problemas del aparato visual, como usar monturas de las gafas mal ajustadas, miopatía no corregida, lentes con una distancia focal demasiado corta, o uso de lentes trifocales que requieren frecuentes o mantenidos ajustes finos de la posición de la cabeza provocan una flexión sostenida de la cabeza y del cuello, lo cual favorece la aparición de PGM en los extensores suboccipitales.

estir angularEl músculo  angular/elevador de la escápula u omóplato es un músculo profundo, que va desde su origen en las apófisis transversas de las vértberas C1 a C4 hasta su inserción en el ángulo superointerno de la escápula, estando cubierto por el músculo trapecio superior y medio en este trayecto. Se encarga de realizar las funciones de inclinación y rotación homolateral cervical, mientras que si actúan bilateralmente participa en la extensión del cuello. Sobre la escápula genera movimientos de elevación con una ligera rotación interna o medial. Si actúan bilateralmente, es extensor de cuello. Sobre la escápula, hace elevación con rotación interna. En la imagen de la derecha podemos apreciar el estiramiento recomendado para relajar el elevador de escápula.

Diversos autores, entre los que destacan Travell y Simons, Karel Lewit, Hong y Orlando Mayoral han observado en sus publicaciones científicas que, tras el trapecio, el elevador de éscapula es el músculo del cuerpo en el que con mayor frecuencia se activan sus PGM. Principalmente, al igual que en los suboccipitales, la activación se produce por estrés postural y movimientos mecánicos repetitivos, como trabajar frente al ordenador, exceso en el uso de teléfono móvil, encojerse de hombros de manera sostenida, deportes que exijan una excesiva rotación cervical (natación) o dormir boca abajo o sin almohada, con la cabeza rotada, entre las acciones más comunes.
art07_cuello

Este acortamiento de sus sárcomeras musculares que son los PGM (unidades musculares contráctiles) limita la rotación homolateral del cuello, siendo responsable muchas veces de las denominadas “tortícolis”. Cuando esto ocurre, el dolor en el cuello suele irradiarse hacia el borde medial de la escápula y cara posterior del hombro, así como a la región nucal.

Finalmente, el piramidal es un músculo que se encuentra en la pelvis, y va desde el sacro hasta la zona superior del fémur. Lo peculiar de este músculo es que dependiendo de cada persona, es atravesado por el nervio ciático, o éste pasa justo por debajo, encontrándose profundo. Por este motivo, cuando está contracturado puede presionar el nervio y causar un dolor que va desde la nalga hacia la región posterior del muslo, e inclusive hacia la zona lumbar.

piriforme anatomiaEn muchas ocasiones, este dolor va asociado a una debilidad de los músculos lumbares, glúteos e isquiotibiales y una rotación del sacro. Es común que presente un exceso de tensión en personas que realizan carreras de fondo y deportes con diversos cambios de dirección y rotaciones de cadera, como el fútbol sala. Se dice que una de las causas también puede ser el llevar la cartera en el bolsillo trasero del pantalón, hábito que tiene la mayoría de los hombres y debe evitarse, ya que al sentarse presiona justo ese punto doloroso del piramidal, lo que podrían provocar una activación de sus PGM. Además, ese lado de la pelvis puede quedar más elevado y llevar a desajustes biomecánicos de la articulación poco deseados, causando desequilibrios.

EJERCICIO PARA EL TRATAMIENTO DE SUS PUNTOS DOLOROSOS MEDIANTE PRESIÓN INHIBITORIA

A continuación vamos a explicar un ejercicio muy sencillo que podéis realizar en vuestro domicilio para aliviar tensiones en las fibras musculares y tratar tres puntos dolorosos en estos músculos con la presión inhibitoria y mantenida, ejercida mediante una pelota semidura (pelota de tenis o gomaespuma), siendo preciso adaptar la dureza de la pelota al paciente, y a la superficie que se va a tratar, ya que colocar una pelota de tenis en un paciente delgado, en la zona del angular del omóplato probablemente solo lleve al abandono del ejercicio por la molestia e incomodidad que puede provocar, sin embargo el mismo paciente puede que la soporte en la zona glútea, para trabajar el músculo piramidal. Conviene disponer de pelotitas de diversa densidad de espuma, dureza y tamaño para usar aquellas las más adecuadas, en función de lo anteriormente expuesto.

En primer lugar, nos situaremos tumbados boca arriba en posición horizontal sobre una superficie cómoda (toalla, colchoneta de gimnasia, etc.). Colocamos la pelota en la zona del ángulo superointerno del omóplato para buscar un punto doloroso del angular del omóplato. Cuando lo hayamos localizado, dejamos todo el peso del cuerpo, cerramos los ojos y cogemos aire por la nariz y lo soltamos por la boca haciendo una respiración un poco más profunda de lo normal, como si suspirásemos, realizando diversos ciclos respiratorios. Con los ojos cerrados nos centramos en la sensación de dolor y conforme vaya disminuyendo cambiamos de lado. Podemos mantener esta posición durante varios minutos (4-5′). Inmediatamente encontraremos un alivio sustancial del dolor en esta localización, así como en las posibles regiones de dolor referido especificadas anteriormente.

En esta misma posición podemos realizar el ejercicio para tratar las tensiones en la musculatura suboccipital, variando únicamente la posición de la pelota, la cual quedará colocada en la base del craneo, inmediatamente por debajo del hueso occipital. Repetimos el procedimiento respiratorio y mantenemos la posición hasta que desaparezca la molestia inicial, relajando la cabeza, que quedará apoyada únicamente en la pelota.

Es importante que el paciente aprenda a relajar loestiramientos_suboccipitaless músculos cervicales y a realizar un ejercicio de autoestiramiento pasivo, en sedestación (para la relajación postural) sobre un taburete o una silla. El estiramiento se realiza haciendo que el paciente autoasista su propio movimiento de cabeceo (flexión de la cabeza sobre el cuello) pero con los dedos del paciente bajo el hueso occipital, en la base del cráneo. El paciente emplea sus propios dedos situados bajo el occipital para ejercer una tracción ascendente antes de dirigir el movimiento de la cabeza. Para realizar de manera más adecuada el estiramiento se recomienda al paciente descender o pegar el mentón a su pecho, suavemente, sin forzar la posición, y mantener esta postura mientras se realiza el estiramiento para que sea más efectivo.

En el mismo sentido, mantener una correcta actitud postural, así como una iluminación adecuada de la habitación de trabajo, colocación frontal del ordenador (no rotado) y su altura a una posición horizontal a nuestros ojos y el uso de un atril vertical en el que colocar documentos de estudio ayudan a evitar que estos músculos se tensen en exceso.

ejercicio piramidal

Con la misma metodología podemos intentar relajar el músculo piramidal, desarrollando la misma operación. Colocaremos la pelota en la mitad del vientre muscular, entre el trocánter mayor (hueso lateral de la cadera) y el sacro (región superior al “rabillo”), buscando un punto de mayor dolor. Una vez localizado el punto dejamos caer todo el peso del cuerpo, cerramos los ojos y nos centramos en la sensación.

Cuando notemos que la sensación dolorosa va disminuyendo retiramos la pelotita. Podemos realizar el ejercicio para este músculo tanto en posición horizontal boca arriba como tumbados lateralmente sobre el lado a tratar.

 

solo estiramiento de piramidalEnseñar a los pacientes estos recursos de auto-tratamiento pueden ser de gran ayuda para aliviar las tensiones musculares generadas por las actividades cotidianas, como bien hemos comentado, por lo que si realizas alguna tabla de ejercicios diariamente esta práctica pueden incorporarse a tu rutina de ejercicios, tu cuerpo lo agradecerá. En la imagen lateral además podemos ver un estiramiento recomendado para el piramidal.

Desde Centro de Bienestar Villalonso quedamos a vuestra disposición para cualquier duda o sugerencia, esperamos que os haya resultado interesante, un cordial saludo de parte de los profesionales sanitarios que trabajan en nuestro centro.